PINTAR CON LECHE Y TEÑIDO DE COCINA

Si eres un fan de los procesos naturales o si por el contrario este será tu primer acercamiento a los colores provenientes de la naturaleza, pues entonces prepárate porque no podrás salir de este universo colorido

Algo que amo de esta técnica, es la posibilidad de crear patrones, formas y jugar con los colores, además de ser una técnica que va muy bien con el teñido de té o con materiales tintóreos provenientes de la cocina. El té contiene taninos y tiñe las fibras increíblemente bien, tiene colores hermosos y duraderos en el tiempo. Además entre otras razones, cuando tinturamos con residuos orgánicos que provienen de nuestra cocina no necesitamos ningún equipo especial: podemos usar las ollas de cocina ya que estamos trabajando con materia prima completamente comestibles.

En esta guía te mostraré cómo teñir tus propias prendas, paños o fibras para que las utilices en proyectos personales, le des una nueva vida a una prenda o a lo que la creatividad te lleve. Es un proyecto perfecto para un principiante en el teñido natural. Para este ejemplo he usado té negro,

rooibos y una mezcla de té especiado con clavos, pimienta y cacao para los colores obtenidos.

La técnica de pintar con leche es posible gracias a que la leche recubre las fibras con una capa de proteína. Luego es importante esperar unos días para que la leche se asiente y se adhiera por completo a las fibras, luego teñiremos la tela en diferentes tipos de té o residuos de cocina como, Borra de café , pepas y cascaras de aguacate, cascaras de cebolla, cascara de granada y algunas plantas que seguro tenemos en casa como la yerba mate o la menta.

Las áreas con la leche se teñirán más oscuras y saldrán a la luz los patrones pintados. Los diferentes materiales tintorios reaccionan de formas diferentes y producen patrones más pronunciados. 

Algo muy lindo e importante es que el tipo de leche que utilicemos también nos ayuda a darle tonalidades diferentes. En mi caso, trabaje con dos tipos de leche: leche de soja y leche de almendras casera, realice algunos patrones y hice dos pruebas en el mismo baño tintóreo una pintada con leche de almendras y otra pintada con leche de soja, se puede ver como el resultado de la leche de almendras en color es mucho más sutil pero sigue funcionando muy bien. Mi invitación es a que pruebes con otros tipos de leches altas en proteína y mires qué pasa!

Es una forma increíblemente simple y gratificante de crear patrones. Puedes pintar cualquier tipo de tela con esta. Es una excelente manera de experimentar con diferentes formas.

Que necesitas

  • Una prenda o una fibra que sea 100% natural
  • Leche de tu elección puede ser de vaca, de soja, de almendras
  • Pinceles
  • Una olla lo suficientemente grande como para que la tela tenga espacio para moverse y teñirse uniformemente.
  • Un colador o un filtro de tela
  • Otro tazón para verter el té o los residuos cuando cuelas
  • Cucharas preferiblemente de madera 
  • Una variedad de té o residuos de cocina 

Notas de seguridad

  • Esta técnicas se puede aplicar a una gama de tintes naturales, pero como usaremos nuestras ollas de cocina, lo mejor es limitarnos a tintes 100% comestibles. 

Utilice solo utensilios de cocina cuando trabaje con tintes completamente comestibles como té (o café, etc.). Los desperdicios de alimentos, como las pieles de cebolla y de aguacate, no son comestibles, así que use una olla destina solo a la tintura natural.  Ya que algunos materiales tintóreos aunque sean naturales en altas concentraciones pueden ser tóxicos al consumo, esta es la principal razón para separar las ollas.

COMENCEMOS

  1. Prepara tu fibra o tu prenda, para hacerlo lavala muy bie, puedes usar la lavadora y déjela secar esta solo para prendas usadas o fibras que hayas tenido uso, ya que las fibras nuevas necesitan una preparación de tiempo para poder eliminar las capas de almidón que traen de industria.
  2. Hacer una mezcla de  2 cucharadas de leche de soja + 3 cucharadas de agua. Es importante diluirlo para que no penetre demasiado en la tela, ya que esto puede hacer que la leche se pele literalmente en un momento posterior, solo queremos una capa ligera de leche para que la fibra la pueda absorber por completo.
  3. Pinta tu tela como quieras. Un consejo, es mejor si la mantienes templada, ayúdate de un marco o un bastidor para hacerlo.

Nota Importante:

Antes de ir a la pieza final haz una prueba en un pequeño pedazo de tela o fibra para que puedas probar como funcionan las pinceladas con leche, ya que si usas demasiada leche en el pincel, creará manchas más grandes, y si usas muy poco seguramente tendrás que repetir varias veces el mismo patrón, así que prueba parias técnicas de aplicación con el pincel hasta que estés satisfecho con los resultados o efectos que puedas obtener.  

Algo muy importante a tener en cuenta, es que las marcas con la leche son casi invisibles o difíciles de ver a simple vista, así que un consejo, es levantar la tela a la luz, así podrás ver  que zonas están pintadas y continuar, OJO cuando regresen la tela a la mesa o al lugar donde están pintando tengan la precaución de secar para que no haga marcas extras y no deseadas en la tela. 

  1. Una vez tengas tu tela pintada, solo déjala secar, esto le da tiempo a la leche para adherirse a las fibras por completo. Déjala reposar por varios días, mi consejo entre 3 y 5 días 
  2. Es hora de preparar la extracción, justo antes de que vayas hacer la tintura de tu tela o prenda, es necesario alistar nuestro baño tintóreo.
  3. En mi caso use varios tipos de té, algunos solos y otros con mezclas de especias, lo que hice fue: Agregar agua en una olla y una vez caliente agregue el té ( justo igual a como si me fuera a tomar una taza). Si usas residuos de café o cascas y pepas de aguacate o pieles de cebolla, o alguna de las plantas o materiales tintóreos mencionados anteriormente el proceso será el mismo, agregar en agua caliente y dejarlo por 1 hora aproximadamente para hacer la extracción del pigmento, con el té solo es necesario dejarlo 30 minutos.
  1. Deja reposar las extracciones en el agua caliente durante un rato para que el color se intensifique. Puedes dejarlo reposar durante unas horas o durante la noche y así tener colores más fuertes, o puedes usarlo de forma inmediata.  
  2. El siguiente paso será filtrar, es importante para poder obtener solo el liquido si quedan residuos estos se pueden pegar a la tela y ocasionar manchas o texturas no deseadas.  
  3. Humedece la tela o la prenda ligeramente en un bowl, luego colóquela en la olla con la extracción al fuego lento. Cuando humedecemos la tela primero, ayuda a que el tinte se aplique de manera más uniforme.
  1. Deja la prenda o la tela de 15 minutos a 30 minutos, depende de la intensidad de color que quieras, revuelve de vez en cuando para ayudar a teñir de manera uniforme. Apaga el fuego y déjalo reposar un rato a esto le llamo la curva de frio. Cuanto más tiempo lo dejes, más se oscurecerá, pero existe el riesgo de que se formen algunas manchas, por lo que si un color uniforme es importante para ti, sigue revolviendo con regularidad.
  2. Cuando esté satisfecho con la intensidad del color saque la tela o prenda, exprime el exceso de líquido y déjela secar.

  3. Puede enjuagarlo de inmediato si lo desea, así eliminas la posibilidad de futuras manchas por acumulación de pigmento, pero generalmente si esperamos unos días, quedará más color. 
  4. Consejo final, una ves este seca por completo, plánchala por un rato largo para terminar de fijar el color. 

Notas sobre los colores 

  • té negro, tonos amarronados y grises.
  • Rooibos da un marrón más cálido y pálido que el té negro
  • Las cascaras y pepas de aguacate tonos rosas
  • Las pieles de cebolla tonos amarillos
  • La borra de café tonos marrones

Que empiecen las pruebas, explora, juega y diviértete. Comparte con nosotros tus resultados!